REFLEXIONES

  • Elige la perspectiva
    Uno de los secretos más fuertes escondido en la mente de las personas, es que tenemos la capacidad de elegir nuestra perspectiva. Tendemos a pensar, que la perspectiva es la respuesta inevitable a nuestras circunstancias. Que no tenemos más remedio que responder de determinada manera. La verdad, es que hemos sido enterrados en una avalancha de suposiciones, prejuicios y presuposiciones. No son nuestras circunstancias las que nos entierran. Las respuestas programadas que hemos aprendido a aceptar como definitivas son las que nos mantienen enganchados y encadenados. David es un gran ejemplo de alguien que eligió la perspectiva correcta, sobre las circunstancias. Él dice: mi carne y mi corazón pueden fallar, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre. Lo que sucedía con David, es que conocía a Dios. Él sabía cuánto lo amaba Dios. Conocía el corazón de Dios y sabía que el poder de Él, era mucho mayor en comparación con sus circunstancias. Conocer a Dios da perspectiva en tiempos difíciles. Dios se interesa en nuestras vidas personales; en nuestros mejores y peores momentos. Él es capaz de apoyarnos a través de cualquier temporada de nuestras vidas. Aprende a conocer el corazón De Dios y someteré a él, y sea cual sea la temporada la circunstancia en la cual tú esté pasando, Dios estará contigo, porque él la conoce todas, y él te ayudará de la circunstancia sea cual sea, y lo digo porque él lo ha prometido. enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:20
    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

Elige la perspectiva
Uno de los secretos más fuertes escondido en la mente de las personas, es que tenemos la capacidad de elegir nuestra perspectiva. Tendemos a pensar, que la perspectiva es la respuesta inevitable a nuestras circunstancias. Que no tenemos más remedio que responder de determinada manera. La verdad, es que hemos sido enterrados en una avalancha de suposiciones, prejuicios y presuposiciones. No son nuestras circunstancias las que nos entierran. Las respuestas programadas que hemos aprendido a aceptar como definitivas son las que nos mantienen enganchados y encadenados. David es un gran ejemplo de alguien que eligió la perspectiva correcta, sobre las circunstancias. Él dice: mi carne y mi corazón pueden fallar, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre. Lo que sucedía con David, es que conocía a Dios. Él sabía cuánto lo amaba Dios. Conocía el corazón de Dios y sabía que el poder de Él, era mucho mayor en comparación con sus circunstancias. Conocer a Dios da perspectiva en tiempos difíciles. Dios se interesa en nuestras vidas personales; en nuestros mejores y peores momentos. Él es capaz de apoyarnos a través de cualquier temporada de nuestras vidas. Aprende a conocer el corazón De Dios y someteré a él, y sea cual sea la temporada la circunstancia en la cual tú esté pasando, Dios estará contigo, porque él la conoce todas, y él te ayudará de la circunstancia sea cual sea, y lo digo porque él lo ha prometido. enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:20
Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   103,069
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   103,069