REFLEXIONES

  • Cuando dudas...Tomas
    Cuando dudas... Tomás

    Una cosa que puede quebrarnos en la vida, es la duda... especialmente cuando dudamos de Dios. Quizás, la persona más cercana a la palabra “duda”, sea el discípulo de Jesús: Tomás. Muchos lo llaman el «inseguro Tomás», por lo que sucedió en su encuentro con Jesús y los otros discípulos, después de la resurrección. Hay dos encuentros en momentos diferentes pero similares que registra la Escritura. Los vamos a ver a continuación.

    La primera situación tuvo lugar cuando Jesús se apareció a los discípulos sin que Tomás estuviera presente. La puerta estaba cerrada y ellos estaban reunidos, Jesús repentinamente se encuentra en medio de ellos. Dice: La paz esté con ustedes, luego muestra sus manos y su costado. Jesús también dice que los envía al mundo como el Padre lo envió a Él. Jesús se va, y, después de este increíble evento, los discípulos relatan la historia a Tomás. Su respuesta es lo que recordamos. Él dijo que no creería a menos que viera las huellas que dejaron los clavos en sus manos, y pudiera poner su dedo en los agujeros que dejaron los clavos y su mano en el costado de Jesús, donde fue atravesado con una lanza en la cruz.

    Ocho días después, ocurre el mismo escenario hasta el último detalle y Jesús aparece nuevamente, esta vez con Tomás en la habitación. Jesús inmediatamente invita a Tomás a mirar sus manos lastimadas, a extender la mano y tocar sus heridas. Jesús dijo a Tomás: No seas incrédulo, sino creyente. El evangelio de Juan, registra la respuesta de Tomás. Él no extendió la mano ni tocó a Jesús, sino que inmediatamente se postró a sus pies y dijo: ¡Mi Señor y mi Dios!, Tomás inmediatamente creyó.

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

Cuando dudas...Tomas
Cuando dudas... Tomás

Una cosa que puede quebrarnos en la vida, es la duda... especialmente cuando dudamos de Dios. Quizás, la persona más cercana a la palabra “duda”, sea el discípulo de Jesús: Tomás. Muchos lo llaman el «inseguro Tomás», por lo que sucedió en su encuentro con Jesús y los otros discípulos, después de la resurrección. Hay dos encuentros en momentos diferentes pero similares que registra la Escritura. Los vamos a ver a continuación.

La primera situación tuvo lugar cuando Jesús se apareció a los discípulos sin que Tomás estuviera presente. La puerta estaba cerrada y ellos estaban reunidos, Jesús repentinamente se encuentra en medio de ellos. Dice: La paz esté con ustedes, luego muestra sus manos y su costado. Jesús también dice que los envía al mundo como el Padre lo envió a Él. Jesús se va, y, después de este increíble evento, los discípulos relatan la historia a Tomás. Su respuesta es lo que recordamos. Él dijo que no creería a menos que viera las huellas que dejaron los clavos en sus manos, y pudiera poner su dedo en los agujeros que dejaron los clavos y su mano en el costado de Jesús, donde fue atravesado con una lanza en la cruz.

Ocho días después, ocurre el mismo escenario hasta el último detalle y Jesús aparece nuevamente, esta vez con Tomás en la habitación. Jesús inmediatamente invita a Tomás a mirar sus manos lastimadas, a extender la mano y tocar sus heridas. Jesús dijo a Tomás: No seas incrédulo, sino creyente. El evangelio de Juan, registra la respuesta de Tomás. Él no extendió la mano ni tocó a Jesús, sino que inmediatamente se postró a sus pies y dijo: ¡Mi Señor y mi Dios!, Tomás inmediatamente creyó.

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,587
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,587