REFLEXIONES

  • En que cree tu en lo que dice la gente de ti, o el lo que Dios dice que tu eres?
    Cuando abordas una tarea, una relación o una oportunidad, y piensas en quién eres y en lo que eres capaz de hacer, ¿qué palabras te vienen a la mente? ¿Son palabras que muestran confianza, esperanza, y fortaleza? ¿O miedo, duda, orgullo o inseguridad?Lo que nos decimos cada día es importante. Si creemos algo acerca de nuestra identidad que no es cierto, vamos a luchar para creer lo que Dios dice sobre nosotros cuando nos lo revela.Las verdades no cambian. No dependen de lo que hagas, lo que hayas hecho o quién quieras ser. Las verdades no son mantras de autoayuda ni dichos cliché. Se basan totalmente en la Palabra de Dios y en lo que Él dice sobre ti. Si bien siempre habrá áreas en tu vida en las que necesitas crecer, la forma en que Dios te ve y lo que dice de ti no cambia, porque Dios afirma quién eres, no solo lo que haces.Por eso, cuando arraigas tu identidad en Él al declarar sobre ti verdades bíblicas, empezarás a verte como Él te ve. Y esto va a influiren la forma como tratas a los demás, y en las situaciones, las oportunidades y los eventos que te rodean.Hay una frase que le encanta de Jesus, en el libro de: 

    Mateo 16:13-20 13 

    Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?» 14 Ellos dijeron: «Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; y otros, que es Jeremías o alguno de los profetas.»(B)15 Él les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» 16 Simón Pedro respondió: «¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!»(C) 17 Entonces Jesús le dijo: «Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo te digo que tú eres Pedro,[a] y sobre esta roca[b] edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no podrán vencerla. 19 A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.»

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

En que cree tu en lo que dice la gente de ti, o el lo que Dios dice que tu eres?
Cuando abordas una tarea, una relación o una oportunidad, y piensas en quién eres y en lo que eres capaz de hacer, ¿qué palabras te vienen a la mente? ¿Son palabras que muestran confianza, esperanza, y fortaleza? ¿O miedo, duda, orgullo o inseguridad?Lo que nos decimos cada día es importante. Si creemos algo acerca de nuestra identidad que no es cierto, vamos a luchar para creer lo que Dios dice sobre nosotros cuando nos lo revela.Las verdades no cambian. No dependen de lo que hagas, lo que hayas hecho o quién quieras ser. Las verdades no son mantras de autoayuda ni dichos cliché. Se basan totalmente en la Palabra de Dios y en lo que Él dice sobre ti. Si bien siempre habrá áreas en tu vida en las que necesitas crecer, la forma en que Dios te ve y lo que dice de ti no cambia, porque Dios afirma quién eres, no solo lo que haces.Por eso, cuando arraigas tu identidad en Él al declarar sobre ti verdades bíblicas, empezarás a verte como Él te ve. Y esto va a influiren la forma como tratas a los demás, y en las situaciones, las oportunidades y los eventos que te rodean.Hay una frase que le encanta de Jesus, en el libro de: 

Mateo 16:13-20 13 

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?» 14 Ellos dijeron: «Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; y otros, que es Jeremías o alguno de los profetas.»(B)15 Él les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» 16 Simón Pedro respondió: «¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!»(C) 17 Entonces Jesús le dijo: «Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo te digo que tú eres Pedro,[a] y sobre esta roca[b] edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no podrán vencerla. 19 A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.»

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,574
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,574