REFLEXIONES

  • Cómo escuchar al Espíritu Santo
    Will Wisbey era un joven y exitoso agente de la propiedad. Era militantemente escéptico acerca del cristianismo. Un domingo, un amigo le invitó a HTB y durante el servicio, alguien tuvo una «palabra de conocimiento» diciendo lo siguiente: «Aquí hay un hombre que está esperando que le entreguen un vehículo deportivo descapotable en los próximos dos días. 

    Ha trabajado toda su vida muy duro para lograr el éxito; el trabajo ha sido su vida. 

    Tiene el automóvil, la casa y el nivel de vida, pero no es feliz. Y Dios quiere que él sepa que hay algo más importante a lo que él puede dedicarse». 

    Después, Will escribiría: «No lo podía creer. Mi nuevo automóvil era el mejor que había comprado jamás en toda mi vida. Literalmente, debía llegar en dos días y no se lo había contado a nadie. 

    Ganaba 100 000 libras al año y mi trabajo era mi vida. Aquella noche, oré de verdad por primera vez en mi vida».Will se encontró con Jesucristo y fue lleno del Espíritu Santo. 

    Ahora dice que sabe «que Jesús existe, me ama y está conmigo».

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

Cómo escuchar al Espíritu Santo
Will Wisbey era un joven y exitoso agente de la propiedad. Era militantemente escéptico acerca del cristianismo. Un domingo, un amigo le invitó a HTB y durante el servicio, alguien tuvo una «palabra de conocimiento» diciendo lo siguiente: «Aquí hay un hombre que está esperando que le entreguen un vehículo deportivo descapotable en los próximos dos días. 

Ha trabajado toda su vida muy duro para lograr el éxito; el trabajo ha sido su vida. 

Tiene el automóvil, la casa y el nivel de vida, pero no es feliz. Y Dios quiere que él sepa que hay algo más importante a lo que él puede dedicarse». 

Después, Will escribiría: «No lo podía creer. Mi nuevo automóvil era el mejor que había comprado jamás en toda mi vida. Literalmente, debía llegar en dos días y no se lo había contado a nadie. 

Ganaba 100 000 libras al año y mi trabajo era mi vida. Aquella noche, oré de verdad por primera vez en mi vida».Will se encontró con Jesucristo y fue lleno del Espíritu Santo. 

Ahora dice que sabe «que Jesús existe, me ama y está conmigo».

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,526
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,526