REFLEXIONES

  • Cómo escuchar al Espíritu Santo
    Will Wisbey era un joven y exitoso agente de la propiedad. Era militantemente escéptico acerca del cristianismo. Un domingo, un amigo le invitó a HTB y durante el servicio, alguien tuvo una «palabra de conocimiento» diciendo lo siguiente: «Aquí hay un hombre que está esperando que le entreguen un vehículo deportivo descapotable en los próximos dos días. 

    Ha trabajado toda su vida muy duro para lograr el éxito; el trabajo ha sido su vida. 

    Tiene el automóvil, la casa y el nivel de vida, pero no es feliz. Y Dios quiere que él sepa que hay algo más importante a lo que él puede dedicarse». 

    Después, Will escribiría: «No lo podía creer. Mi nuevo automóvil era el mejor que había comprado jamás en toda mi vida. Literalmente, debía llegar en dos días y no se lo había contado a nadie. 

    Ganaba 100 000 libras al año y mi trabajo era mi vida. Aquella noche, oré de verdad por primera vez en mi vida».Will se encontró con Jesucristo y fue lleno del Espíritu Santo. 

    Ahora dice que sabe «que Jesús existe, me ama y está conmigo».

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    La congoja del corazón
    Dios quieres que seamos ayudante en el camino
    Breve reflexión sobre Isaías
    El ministerio de Pablo
    Bonito y bendecido día para ti
    Pablo llamada a ser siervo de Jesucristo.
    El necio dice en su corazón no hay Dios

REFLEXIONES

Cómo escuchar al Espíritu Santo
Will Wisbey era un joven y exitoso agente de la propiedad. Era militantemente escéptico acerca del cristianismo. Un domingo, un amigo le invitó a HTB y durante el servicio, alguien tuvo una «palabra de conocimiento» diciendo lo siguiente: «Aquí hay un hombre que está esperando que le entreguen un vehículo deportivo descapotable en los próximos dos días. 

Ha trabajado toda su vida muy duro para lograr el éxito; el trabajo ha sido su vida. 

Tiene el automóvil, la casa y el nivel de vida, pero no es feliz. Y Dios quiere que él sepa que hay algo más importante a lo que él puede dedicarse». 

Después, Will escribiría: «No lo podía creer. Mi nuevo automóvil era el mejor que había comprado jamás en toda mi vida. Literalmente, debía llegar en dos días y no se lo había contado a nadie. 

Ganaba 100 000 libras al año y mi trabajo era mi vida. Aquella noche, oré de verdad por primera vez en mi vida».Will se encontró con Jesucristo y fue lleno del Espíritu Santo. 

Ahora dice que sabe «que Jesús existe, me ama y está conmigo».

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2024 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   165,409
Copyright © 2024 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   165,409