REFLEXIONES

  • Ama hasta incomodarte
    Juan 3:16 es sin duda el versículo que más ha sido utilizado por los evangelistas en su proclamación, muy utilizado por Dios para la salvación de miles. 

    Estas verdades que convierten al inconverso, deben igualmente de avivar al creyente a evangelizar.

    El versículo concibe lo imposible. Reúne en un párrafo las ideas más repelentes imaginables: 

    Dios, y el mundo. No hay nada que Dios deteste más que el pecado, y el mundo es: 

    'un mundo de pecado'. Es, al abominable mundo, que Dios propuso amar, y no con un amor a regañadientes. 

    A lo más despreciable, dio lo más preciado, lo invalorable, lo inimaginable: a su Hijo. Al unigénito, es decir, a su Hijo singular. No solo por ser uno, sino por ser inigualable en gloria. Lo más querido de Dios.

    Este es el verdadero amor, amor incondicional, amor que sobrepasa todo entendimiento.

    Amor que Dios nos ha dado, alabémoslo y exaltemos su Santo y maravilloso nombre por todo los siglos.

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Visión y llamamiento de Isaias
    La fe no puede operar junto con el miedo.
    La oracion y fe es creer en la Palabra revelada de Dios, aferrarse al compromiso con su pacto,
    Procura vivir como Cristo
    En que cree tu en lo que dice la gente de ti, o el lo que Dios dice que tu eres?
    Esta tu de parte de Dios? de Dios o contra El?
    Encargo de Dios para Ciro

REFLEXIONES

Ama hasta incomodarte
Juan 3:16 es sin duda el versículo que más ha sido utilizado por los evangelistas en su proclamación, muy utilizado por Dios para la salvación de miles. 

Estas verdades que convierten al inconverso, deben igualmente de avivar al creyente a evangelizar.

El versículo concibe lo imposible. Reúne en un párrafo las ideas más repelentes imaginables: 

Dios, y el mundo. No hay nada que Dios deteste más que el pecado, y el mundo es: 

'un mundo de pecado'. Es, al abominable mundo, que Dios propuso amar, y no con un amor a regañadientes. 

A lo más despreciable, dio lo más preciado, lo invalorable, lo inimaginable: a su Hijo. Al unigénito, es decir, a su Hijo singular. No solo por ser uno, sino por ser inigualable en gloria. Lo más querido de Dios.

Este es el verdadero amor, amor incondicional, amor que sobrepasa todo entendimiento.

Amor que Dios nos ha dado, alabémoslo y exaltemos su Santo y maravilloso nombre por todo los siglos.

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2021 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   32,734
Copyright © 2021 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   32,734