TESTIMONIOS

  • EL PODER DE LA ORACIÓN

    Testimonio de un caso real.

    Hola mi nombre es R. P. Vargas, hoy quiero contarle un testimonio como Dios se ha movido en mi vida, y de que el Dios que hace 3000 anos, es el Dios de ayer, hoy y siempre.

    Yo he desarrollado un habito de cada día tanto al acostarme como al levantarme, lo primero que hago es postrarme a buscar la presencia de mi Dios, intercediendo por mi familia, y por mis hermanos en la fe.

    Juan 14:13-14 dice; cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo lo hare; así será glorificado el Padre en el Hijo. 

    Pero algo me decía que tenia que estar intercediendo por mis sobrinos.

    Pero en la mañana del día siguiente llame a mi mama para saludarla, y lo primero que ella me comunica que algo hubiese ocurrido en casa de mi sobrinos, enseguida yo llame a mi  sobrinos  y la hembra me contaba que durante ellos  dormían, ella sentía alguien dentro de la habitación que la despertaba con insistencia, tanto a ella, como a mi sobrino, y ellos no podían despertar, pero ese alguien fue tan insistente  que le dijo salgan hacia afuera, hasta que al fin ellos despertaron, y cuando ellos volvieron en si, la habitación donde ellos dormían, ya se hubiesen quemado. 

    Salmo 23:4 dice; aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; Porque tu vara y tu callado me infundirán aliento. Doy gracias a mi Señor, porque su brazo aun no se ha cortado

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    MENÚ
    EL PODER DE LA ORACIÓN
    Esperanza en tiempos de pandemia
    La Felicidad No Viene Por Ganar
    Un clamor honesto terminó con la miseria de la droga

TESTIMONIOS

EL PODER DE LA ORACIÓN

Testimonio de un caso real.

Hola mi nombre es R. P. Vargas, hoy quiero contarle un testimonio como Dios se ha movido en mi vida, y de que el Dios que hace 3000 anos, es el Dios de ayer, hoy y siempre.

Yo he desarrollado un habito de cada día tanto al acostarme como al levantarme, lo primero que hago es postrarme a buscar la presencia de mi Dios, intercediendo por mi familia, y por mis hermanos en la fe.

Juan 14:13-14 dice; cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo lo hare; así será glorificado el Padre en el Hijo. 

Pero algo me decía que tenia que estar intercediendo por mis sobrinos.

Pero en la mañana del día siguiente llame a mi mama para saludarla, y lo primero que ella me comunica que algo hubiese ocurrido en casa de mi sobrinos, enseguida yo llame a mi  sobrinos  y la hembra me contaba que durante ellos  dormían, ella sentía alguien dentro de la habitación que la despertaba con insistencia, tanto a ella, como a mi sobrino, y ellos no podían despertar, pero ese alguien fue tan insistente  que le dijo salgan hacia afuera, hasta que al fin ellos despertaron, y cuando ellos volvieron en si, la habitación donde ellos dormían, ya se hubiesen quemado. 

Salmo 23:4 dice; aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; Porque tu vara y tu callado me infundirán aliento. Doy gracias a mi Señor, porque su brazo aun no se ha cortado

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2021 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   32,743
Copyright © 2021 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   32,743