REFLEXIONES

  • La preciosa sangre de Jesús
    Jesús ¿Cuándo fue la última vez que escuchó un sermón o cantó una canción sobre la sangre de Jesús? Algunas iglesias de hoy encuentran el concepto anticuado o incluso espantoso. Las canciones que mencionan 'la sangre' incluso se han eliminado de los libros de himnos. Sin embargo, sin ella, no hay esperanza de una relación con Dios, no hay seguridad de salvación y no hay confianza en que nuestras oraciones sean escuchadas. Las Escrituras nunca evitan mencionar la sangre. De hecho, corre como un hilo rojo desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Si elimina las referencias a la sangre de la Biblia, todo lo que queda es un libro de historia y literatura. Cualquier cosa que Dios considere así de importante, nunca debe ser ignorada. Levítico 17:11 nos dice que Dios dio sangre para hacer expiación porque la 'vida de la carne' está en ella. La palabra 'expiación', como se usa en el Antiguo Testamento, significa 'cobertura'. A través del sistema sacrificial de adoración establecido por el Señor, los pecados de la humanidad estaban cubiertos por la sangre de animales inocentes. La gravedad del pecado es revelada por el costo monumental de la expiación: la pena es la muerte; y debe ser pagada por el culpable o por un sustituto aceptable. Para cubrir las transgresiones, los animales ofrecidos tenían que ser impecables y perfectos. Cada sacrificio en el altar era el cumplimiento de la pena de muerte requerida por la ley de Dios. Un día, mientras Juan el Bautista estaba junto al río Jordán, 'el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo' entró en la escena de la historia humana (Juan 1:29). El sacrificio perfecto por los pecados había llegado. Fue 'conocido de antemano antes de la fundación del mundo' y vino a la tierra para cumplir el asombroso plan de redención del Señor al derramar Su preciosa sangre (1 Pedro 1: 18-20). Jesús no era solo un hombre; Él era el Hijo de Dios revestido de carne humana. Su nacimiento fue sobrenatural porque fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de una virgen. Dado que ningún pecado fue transferido a Él a través de un padre terrenal, Jesús fue el Cordero de Dios perfecto e inmaculado; la suya fue la única vida perfecta y, por lo tanto, el único sacrificio adecuado por la culpa de toda la humanidad.
    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

La preciosa sangre de Jesús
Jesús ¿Cuándo fue la última vez que escuchó un sermón o cantó una canción sobre la sangre de Jesús? Algunas iglesias de hoy encuentran el concepto anticuado o incluso espantoso. Las canciones que mencionan 'la sangre' incluso se han eliminado de los libros de himnos. Sin embargo, sin ella, no hay esperanza de una relación con Dios, no hay seguridad de salvación y no hay confianza en que nuestras oraciones sean escuchadas. Las Escrituras nunca evitan mencionar la sangre. De hecho, corre como un hilo rojo desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Si elimina las referencias a la sangre de la Biblia, todo lo que queda es un libro de historia y literatura. Cualquier cosa que Dios considere así de importante, nunca debe ser ignorada. Levítico 17:11 nos dice que Dios dio sangre para hacer expiación porque la 'vida de la carne' está en ella. La palabra 'expiación', como se usa en el Antiguo Testamento, significa 'cobertura'. A través del sistema sacrificial de adoración establecido por el Señor, los pecados de la humanidad estaban cubiertos por la sangre de animales inocentes. La gravedad del pecado es revelada por el costo monumental de la expiación: la pena es la muerte; y debe ser pagada por el culpable o por un sustituto aceptable. Para cubrir las transgresiones, los animales ofrecidos tenían que ser impecables y perfectos. Cada sacrificio en el altar era el cumplimiento de la pena de muerte requerida por la ley de Dios. Un día, mientras Juan el Bautista estaba junto al río Jordán, 'el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo' entró en la escena de la historia humana (Juan 1:29). El sacrificio perfecto por los pecados había llegado. Fue 'conocido de antemano antes de la fundación del mundo' y vino a la tierra para cumplir el asombroso plan de redención del Señor al derramar Su preciosa sangre (1 Pedro 1: 18-20). Jesús no era solo un hombre; Él era el Hijo de Dios revestido de carne humana. Su nacimiento fue sobrenatural porque fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de una virgen. Dado que ningún pecado fue transferido a Él a través de un padre terrenal, Jesús fue el Cordero de Dios perfecto e inmaculado; la suya fue la única vida perfecta y, por lo tanto, el único sacrificio adecuado por la culpa de toda la humanidad.
Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,551
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,551