REFLEXIONES

  • La fe no puede operar junto con el miedo.
    El miedo de los discípulos, cuando estaban en medio de la tormenta, era mayor que su nivel de fe. Como consecuencia, no pudieron ejercer su fe. 


    Por otro lado, Jesús experimentó la misma tormenta en el mismo barco al mismo tiempo junto con sus discípulos, y no tuvo absolutamente ningún miedo. 

    Una respuesta de miedo es sorprendentemente diferente en comparación con actuar por fe. 

    Muy a menudo, sin embargo, somos como los discípulos. Agotamos nuestra fuerza y cedemos al pánico. Además, también hacemos que los que nos rodean sucumban al miedo. 

    Profetizamos perdición sobre nosotros mismos como lo hicieron los discípulos. 

    En contraste, mira la respuesta de Jesús. Estaba más perturbado por la falta de fe de los discípulos que el barco que se llenaba de agua o de las olas violentas y los vientos bulliciosos. Se pone de pie -y reprende al viento, y el viento y las olas obedecen.

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    La congoja del corazón
    Dios quieres que seamos ayudante en el camino
    Breve reflexión sobre Isaías
    El ministerio de Pablo
    Bonito y bendecido día para ti
    Pablo llamada a ser siervo de Jesucristo.
    El necio dice en su corazón no hay Dios

REFLEXIONES

La fe no puede operar junto con el miedo.
El miedo de los discípulos, cuando estaban en medio de la tormenta, era mayor que su nivel de fe. Como consecuencia, no pudieron ejercer su fe. 


Por otro lado, Jesús experimentó la misma tormenta en el mismo barco al mismo tiempo junto con sus discípulos, y no tuvo absolutamente ningún miedo. 

Una respuesta de miedo es sorprendentemente diferente en comparación con actuar por fe. 

Muy a menudo, sin embargo, somos como los discípulos. Agotamos nuestra fuerza y cedemos al pánico. Además, también hacemos que los que nos rodean sucumban al miedo. 

Profetizamos perdición sobre nosotros mismos como lo hicieron los discípulos. 

En contraste, mira la respuesta de Jesús. Estaba más perturbado por la falta de fe de los discípulos que el barco que se llenaba de agua o de las olas violentas y los vientos bulliciosos. Se pone de pie -y reprende al viento, y el viento y las olas obedecen.

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2024 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   165,421
Copyright © 2024 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   165,421