REFLEXIONES

  • La salvación es gratis, pero hay condición
    “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento”. 

    Mat.3:8 

    Ciertamente la Salvación es una dádiva de Dios. Es un regalo inmerecido que Dios nos da. Con la muerte de nuestro Señor Jesucristo la obtenemos gratuitamente. Pero de ninguna forma es barata. 

    Todo responde a un proceso que comienza con la seguridad de que somos salvos, pero a través de la persona de nuestro Señor Jesucristo. Esa es la única forma de ser salvos. Por fe en nuestro Señor Jesucristo. 

    Nadie crea que será salvo porque es muy bueno y hace cosas muy buenas. O, porque nació en una iglesia cristiana y tiene cargos importantes. O, como creían los dirigentes judíos de los tiempos de Jesús. Que por ser descendientes de Abraham tenían derecho automático a Salvarse y tener vida eterna errat. 

     La dádiva de la Salvación de Dios para el pecador comienza cuando el pecador reconoce que es pecador. “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.” 

    1 Juan 1:8. Esa es la antesala del proceso de salvación. El primer paso y es esencial. No es como algunos creen, que la Salvación es un acto de magia. El hombre fue dotado por Dios para tomar decisiones. El individuo y sobre todo el cristiano no pueden pretender estar libre de pecado. 

    Muchos se ufanan de ello, pero si sus actos van en contra de la voluntad divina expuesta en su Palabra, están perdidos.

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

La salvación es gratis, pero hay condición
“Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento”. 

Mat.3:8 

Ciertamente la Salvación es una dádiva de Dios. Es un regalo inmerecido que Dios nos da. Con la muerte de nuestro Señor Jesucristo la obtenemos gratuitamente. Pero de ninguna forma es barata. 

Todo responde a un proceso que comienza con la seguridad de que somos salvos, pero a través de la persona de nuestro Señor Jesucristo. Esa es la única forma de ser salvos. Por fe en nuestro Señor Jesucristo. 

Nadie crea que será salvo porque es muy bueno y hace cosas muy buenas. O, porque nació en una iglesia cristiana y tiene cargos importantes. O, como creían los dirigentes judíos de los tiempos de Jesús. Que por ser descendientes de Abraham tenían derecho automático a Salvarse y tener vida eterna errat. 

 La dádiva de la Salvación de Dios para el pecador comienza cuando el pecador reconoce que es pecador. “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.” 

1 Juan 1:8. Esa es la antesala del proceso de salvación. El primer paso y es esencial. No es como algunos creen, que la Salvación es un acto de magia. El hombre fue dotado por Dios para tomar decisiones. El individuo y sobre todo el cristiano no pueden pretender estar libre de pecado. 

Muchos se ufanan de ello, pero si sus actos van en contra de la voluntad divina expuesta en su Palabra, están perdidos.

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,538
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,538