REFLEXIONES

  • Como suele hablar cualquiera de mujeres fatuas
    9 “Entonces le dijo su mujer: 

    ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. 

    10 Y él le dijo: 

    Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. 

    ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. 

    11 Y tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita, y Zofar naamatita, luego que oyeron todo este mal que le había sobrevenido, vinieron cada uno de su lugar; porque habían convenido en venir juntos para condolerse de él y para consolarle.”  

    12 “Los cuales, alzando los ojos desde lejos, no lo conocieron, y lloraron a gritos; y cada uno de ellos rasgó su manto, y los tres esparcieron polvo sobre sus cabezas hacia el cielo. 

    13 Así se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande.” 

    Job 2:12-13

    Puedes compartir este sitio
  • MENÚ
    Nuestras vida sin Tí Señor
    Alabaré a mi Dios todo el tiempo, porque para siempre es tu misericordia
    El plan secreto de Dios
    Elige la perspectiva
    Dios puede inclinar nuestro corazón él
    La preciosa sangre de Jesús
    Oh Jehova, a ti he clamado apresúrate a mi

REFLEXIONES

Como suele hablar cualquiera de mujeres fatuas
9 “Entonces le dijo su mujer: 

¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. 

10 Y él le dijo: 

Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. 

¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. 

11 Y tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita, y Zofar naamatita, luego que oyeron todo este mal que le había sobrevenido, vinieron cada uno de su lugar; porque habían convenido en venir juntos para condolerse de él y para consolarle.”  

12 “Los cuales, alzando los ojos desde lejos, no lo conocieron, y lloraron a gritos; y cada uno de ellos rasgó su manto, y los tres esparcieron polvo sobre sus cabezas hacia el cielo. 

13 Así se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande.” 

Job 2:12-13

Puedes compartir este sitio

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2022 Todos los derechos reservados
El Paralítico de Betesda | Juan 5:1-18 | Reina Valera 1960
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,559
Copyright © 2022 Derechos reservados
Cookies - Aviso Legal - Mapa del sitio
Visitas:   94,559